34 Quite de sobre mí su verdugo, y su terror no me perturbe