30 Entonces Josué edificó un altar al SEÑOR Dios de Israel en el monte de Ebal