20 Y muchos de ellos decían: Demonio tiene, y está fuera de sí; ¿para qué le oís