16 y yo rogaré al Padre, y os dará otro Consolador, para que permanezca con vosotros para siempre