15 No ruego que los quites del mundo, sino que los guardes del mal