18 Y el mar comenzó a levantarse con un gran viento