32 Y asimismo un levita, llegando cerca de aquel lugar, y viéndole, pasó de lado