35 Estén ceñidos vuestros lomos, y vuestras lámparas encendidas