50 Pero de un bautismo me es necesario ser bautizado; y ¡cómo me angustio hasta que sea cumplido