30 El entonces dijo: No, padre Abraham; mas si alguno fuere a ellos de los muertos, se enmendarán