33 Cualquiera que procurare salvar su alma, la perderá; y cualquiera que la perdiere, la vivificará