30 Y la tomó el segundo, el cual también murió sin hijos