32 Y a la postre de todos murió también la mujer