38 Y todo el pueblo venía a él por la mañana, para oírle en el Templo