52 Y lloraban todos, y la plañían. Y él dijo: No lloréis; no está muerta, sino que duerme