31 Entonces llegando él, la tomó de su mano y la levantó; y luego la dejó la fiebre, y les servía