50 El entonces, echando su capa, se levantó, y vino a Jesús