48 Y muchos le reñían, que callara; mas él daba mayores voces: Hijo de David, ten misericordia de mí