3 Entonces dijo al hombre que tenía la mano seca: Levántate en medio