1 Y otra vez entró en la sinagoga; y había allí un hombre que tenía una mano seca