29 Luego la fuente de su sangre se secó; y sintió en el cuerpo que era sana de aquel azote