28 como el Hijo del hombre no vino para ser servido, sino para servir, y para dar su vida en rescate por muchos