14 Y no le respondió ni una palabra; de tal manera que el gobernador se maravillaba mucho