1 Entonces Jesús fue llevado por el Espíritu al desierto, para ser tentado por el diablo