18 Y viendo Jesús gran multitud alrededor de sí, mandó que se fueran al otro lado del lago