2 Y he aquí un leproso vino, y le adoraba, diciendo: Señor, si quieres, puedes limpiarme