5 Y entrando Jesús en Capernaum, vino a él un centurión, rogándole