36 Y al asentarse ella, decía: Vuelve, oh SEÑOR, a los diez millares de Israel