24 Pero el ángel del SEÑOR se puso en una senda de viñas que tenía pared a un lado y pared al otro