15 Y yo los ceñí, esforcé sus brazos, y contra mí pensaron mal