18 El que encubre el odio es de labios mentirosos; y el que echa mala fama es loco