4 La mano negligente hace pobre; mas la mano de los diligentes enriquece