3 El SEÑOR no dejará hambrear el alma del justo; mas la maldad lanzará a los impíos