22 Los labios mentirosos son abominación al SEÑOR; mas los obradores de la verdad su contentamiento