3 El que guarda su boca guarda su alma; mas el que mucho abre sus labios tendrá calamidad