30 El corazón apacible es vida a la carne; mas la envidia, pudrimiento de huesos