29 El que tarde se aíra, es grande de inteligencia; mas el corto de espíritu engrandece la locura