1 Del hombre son las preparaciones del corazón; mas del SEÑOR la respuesta de la lengua
2 Todos los caminos del hombre son limpios en su opinión; mas el SEÑOR pesa los espíritus
3 Encomienda al SEÑOR tus obras, y tus pensamientos serán afirmados
4 Todas las cosas ha hecho el SEÑOR por sí mismo, y aun al impío para el día malo
5 Abominación es al SEÑOR todo altivo de corazón; el pacto que él haga, no será sin castigo
6 Por la misericordia y la verdad será purgada la iniquidad; y con el temor del SEÑOR se aparta del mal
7 Cuando los caminos del hombre son agradables al SEÑOR, aun a sus enemigos hacen estar en paz con él
8 Mejor es lo poco con justicia, que la muchedumbre de frutos con injusticia
9 El corazón del hombre piensa su camino; mas el SEÑOR endereza sus pasos
10 Sentencia divina está en los labios del rey; en juicio no prevaricará su boca
11 Peso y balanzas de juicio son del SEÑOR; obra suya son todas las pesas de la bolsa
12 Abominación es a los reyes hacer impiedad; porque con justicia será afirmado el trono
13 Los labios justos son el contentamiento de los reyes; y aman al que habla lo recto
14 La ira del rey es mensajero de muerte; mas el hombre sabio la evitará
15 En la luz del rostro del rey está la vida; y su benevolencia es como nube de lluvia tardía
16 Mejor es adquirir sabiduría que oro preciado; y adquirir inteligencia vale más que la plata
17 El camino de los rectos es apartarse del mal; el que guarda su camino guarda su alma
18 Antes del quebrantamiento es la soberbia; y antes de la caída la altivez de espíritu
19 Mejor es humillar el espíritu con los humildes, que partir despojos con los soberbios
20 El entendido en la palabra, hallará el bien; y bienaventurado el que confía en el SEÑOR
21 El sabio de corazón es llamado entendido; y la dulzura de labios aumentará la doctrina
22 Manantial de vida es el entendimiento al que lo posee; mas la erudición de los locos es locura
23 El corazón del sabio hace prudente su boca; y con sus labios aumenta la doctrina
24 Panal de miel son los dichos suaves; suavidad al alma y medicina a los huesos
25 Hay camino que es derecho al parecer del hombre, mas su salida son caminos de muerte
26 El alma del que trabaja, trabaja para sí; porque su boca le constriñe
27 El hombre de Belial cava en busca del mal; y en sus labios hay como llama de fuego
28 El hombre perverso levanta contienda; y el chismoso aparta los príncipes
29 El hombre malo lisonjea a su prójimo, y le hace andar por el camino no bueno
30 cierra sus ojos para pensar perversidades; mueve sus labios, efectúa el mal
31 Corona de honra es la vejez, si se hallara en el camino de justicia
32 Mejor es el que tarde se aíra que el fuerte; y el que se enseñorea de su espíritu, que el que toma una ciudad
33 La suerte se echa en el regazo; mas del SEÑOR es el juicio de ella