5 Abominación es al SEÑOR todo altivo de corazón; el pacto que él haga, no será sin castigo