26 Ciertamente no es bueno condenar al justo, ni herir a los príncipes por hacer lo recto