27 El que detiene sus palabras tiene sabiduría; y de espíritu excelente es el hombre inteligente