8 Piedra preciosa es el soborno en ojos de sus dueños; a dondequiera que se vuelve, da prosperidad