16 El que guarda el mandamiento, guarda su alma; mas el que menos-preciare sus caminos, morirá