14 La casa y las riquezas herencia son de los padres; mas del SEÑOR la mujer prudente