19 Oye tú, hijo mío, y sé sabio, y endereza tu corazón al camino