19 Como en agua el rostro corresponde al rostro, así el corazón del hombre al hombre