24 El cómplice del ladrón aborrece su vida; oirá maldiciones, y no lo denunciará