9 Si el hombre sabio contendiere con el loco, que se enoje o que se ría, no tendrá reposo