8 Los hombres burladores enlazan la ciudad; mas los sabios apartan la ira