27 No detengas el bien de sus dueños, cuando tuvieres poder para hacerlo